“Relatos de un zapato de tacón”

lun, Abr 4, 2011

Eventos, Vivir Valencia

La célebre Galería Puchol, de Valencia, fue anoche, 31 de Marzo 2011, el escenario del  evento “Relatos de un zapato de tacón” de la diseñadora Laura Bracho, donde se dieron cita rostros conocidos de la sociedad valenciana.

En la entrada los galeristas Patricia Puchol y Carlos Bellvís dieron la bienvenida a los más de doscientos invitados que acudieron para disfrutar  del desfile  de  Laura Bracho.

La joven diseñadora, arropada por numerosos amigos, clientes y su inseparable pareja Roberto Espinosa, sorprendió y fascinó a los asistentes con una original    puesta en escena, de gran  impacto visual, pasional y sensual, recreándose en un viaje en el tiempo, acorde a la exposición “Grandes Maestros del siglo XX” expuesta  en la galería.

Rodeadas  de obras de Picasso, Matisse, Miró, Leger, etc., las modelos (Verónica López de la Fuente, Paula Mascarell Abad y Flavia Penalva Beltrán,  supervisadas por  Silvia Ardite), desfilaron con pasos de tango, al son de la música de  Astor Piazzolla, llevando en bandejas de plata las ocho sofisticadas creaciones de la diseñadora Laura Bracho, en la que quedo patente la creatividad y elegancia de las creaciones de Laura Bracho, que fue aclamada con grandes aplausos al termino del desfile cuando salio a saludar acompañada de sus modelos.

El universo de Laura Bracho, siempre inspirado en personajes o lugares como Venecia, Estambul, las islas griegas, Brasil y por supuesto, España. En esta ocasión se presentaba una colección, realizada ex profeso, con el concepto de zapato-escultura, piezas exclusivas de alta costura, (cada pieza tiene más de 20 horas de trabajo artesanal hasta su acabado final). Los zapatos,  no dejaron indiferentes al público que luego los pudieron admirar con detenimiento, cada pieza lleva su nombre e historia, “Stravaganza”, “Belmonte”, “Mata Hari”, “Calipso”, “Ipanema”, “Sarila”, “Violette” y “Mahal” al ser colocados en columnas, como si de esculturas se tratasen, junto  con la obra de los grandes “Maestros del siglo XX”.

Patricia Puchol y Carlos Bellvís, directores de la galería, sensibles a las tendencias internacionales han sorprendido una vez más  con este  evento social, haciendo hincapié en que el  concepto del arte es flexible y abierto a la cultura de su tiempo. Fuera de la vieja noción, de la galería tradicional entendida sólo como un contenedor de obras de arte, la galería Puchol, es un espacio ideal  para el encuentro de otras formas de expresión artística   como es el mundo de la moda, el diseño  y la literatura.

Entre los numerosos invitados cabe destacar la asistencia de las siempre elegantes Laura y Blanca Fitera, el diseñador internacional Ramón Gurillo acompañado por María Espí, la familia (de Patricia) Puchol-Quixal y Antón al completo, la diseñadora Presen Rodríguez, las joyeras Carmen Valero y Concha Martínez, el empresario Ciro Danna con su guapísima mujer, los médicos Juan Antonio Murgui, el dr. Agredá y Pérez Tarazona, las doctoras Ferrando y Alonso, los padres de la diseñadora, Lourdes Bracho y Alberto Sanchez-Villanueva, Mercedes Cervelló con su hija Maide y su hijo Roberto Espinosa, novio y apoyo fundamental de Laura Bracho, la empresaria Amparo Montañes con su guapa hija Lourdes,  Marisa Taberner, Natalia Segrelles y numerosos miembros del Club Moddos como Ana García-Rivera Paredes, Cristina Pérez Broseta, Alicia Del Saz, Rocío Puchol, Alicia López Pérez, Blanca Crespi, artistas como Salvador Monto, Ribes Coll y Julián Calatrava. Natalia Segrelles, etc.

Fuertes personalidades de dos mujeres protagonistas, Laura Bracho y Patricia Puchol-Quixal que con pasión y excelente actitud han hecho   realidad un sueño, que surgió una tarde de tertulia en la trastienda de la galería.

El público disfruto de un catering exquisito y unas mini pizzas, obsequio del restaurante italiano de enfrente de la galería, dentro y fuera del espacio expositivo, ya que se habilitaron mesas en la calzada de la calle Conde de Salvatierra, en un ambiente elegante y cordial hasta bien entrada la noche.

Dejar un comentario