Vivir Valencia
facebook vivirvalencia twitter vivirvalencia

La Exposición del Ninot y la Cabalgata del Ninot 2020

De los eventos relacionados con fallas que más le gusta a los niños(y a mayores), destacan dos por encima del resto: La Exposición del Ninot y la Cabalgata del Ninot 2020.

El ninot posiblemente es y siempre será el elemento más significativo de la gran fiesta de las Fallas. Siempre ha representado el elemento constructivo que compone la Falla y también es un elemento cultural ya que representa la opinión del pueblo. Es el arte fallero de aquellos que durante un año trabajan sin descanso para esta gran fiesta, y finalmente es lo único que puede salvarse de las llamas en la fiesta de fuego y lágrimas del día de la Cremà, celebrada el último día de la Semana Fallera.

Aquellos ninots, que inicialmente fueron parots (estructuras de madera que sujetaban el candil de los carpinteros para poder ver mientras se trabajaba en la oscuridad) disfrazados con ropa vieja, pasaron a ser muñecos de cera en los albores del s.XIX, y a mediados del s.XX ya eran de cartón piedra. Desde 1984 gracias a la innovación del artista fallero Miguel Santaeulalia, los ninots están hechos de poliestireno expandido (poliexpán) que pesa poco, permite obtener texturas diversas y un manejo más fácil de las mismas. Las primitivas fallas de cajones amontonados y tres o cuatro muñecos vestidos con ropas de tela usada y vieja, se han convertido en monumentos que rozan los 30 metros de altura.

La Exposición del Ninot y la Cabalgata del Ninot son eventos que aparecieron en la avanzada primera mitad del siglo XX y están directamente relacionados.


La Exposición del Ninot: nacimiento del Ninot Indultat

exposicion del ninotEn 1932, año en el que se reconoce la institucionalización de la Semana Fallera, el Ayuntamiento propone un concurso de ideas para completar estos días de festividad. Ya se escuchaba en la opinión popular que era una pena que estos ninots, considerados obras de arte, fueran quemados en la hoguera cada año sin dejar rastro de lo que durante tanto tiempo formaba parte de los sueños de artistas falleros, falleras y comisiones. De hecho se dice que durante algunos años se indultaba de las llamas a algún ninot que por representar a algún personaje público, la comisión decidía regalarlo a la persona que caricaturizaba en lugar de quemarlo la noche de San José.

En este marco, Regino Mas, artista fallero y miembro destacado de la Asociación de Artistas Falleros, efectuó una propuesta que llevaba por título 'L'indult del Foc' y que inspiraría la celebración de la primera exposición de ninots de Fallas, así como el indulto del ninot que obtuviera mayor número de votos en un escrutinio popular.

En 1934 nace la 1ª Exposición del Ninot en los sótanos del Mercado Central, que consistía en exponer al público el que más gustaba a cada comisión de entre los que se plantarían en sus propias Fallas ese año. De todos los expuestos, sólo uno y elegido por votación popular, se libraría de perecer en las llamas del 19 de Marzo. “Iaia i Neta”, obra de Vicente Benedito para la comisión Plaza del Mercado, fue el primer grupo indultado oficialmente.

Estos “Ninots Indultats” han pasado a formar parte del Museo Fallero, único en el mundo, que expone las piezas indultadas a lo largo de la historia de la Exposición del Ninot. En ella se puede ver la evolución de los materiales en los que se realizan los monumentos, desde la cera, pasando por el cartón piedra, hasta los más recientes como es el poliéster o poliestireno y sus diferentes estilos.

En el año 1963 la delegación de Fallas Infantiles de la JCF (Junta Central Fallera) convocó la 1ª Exposición del Ninot Infantil, de la cual se eligió por votación al primer ninot indultado infantil que representaba a “Pinocho i Gepetto”, obra de Josep Fabra y de la Falla San Vicente-Falangista Esteve (hoy San Vicente-Periodista Azzati).

Desde entonces la Exposición del Ninot ha adquirido tal magnitud que condiciona el espacio de exposición, debido a la cantidad de muñecos expuestos, las medidas de seguridad requeridas, el tráfico del público que debe caminar cómodamente por los pasillos y poder observar óptimamente para poder votar. Por estos motivos, desde el año 2004 se ha escogido como ubicación una gran carpa instalada en la plaza exterior de Nuevo Centro, construida para albergar la muestra y los más de 1.700 metros cuadrados que requería.

Los espacios dedicados a la Exposición fue tradicionalmente el Mercado Central, pero también sirvió para sus fines otro edificio emblemático: la Lonja. Este edificio renacentista la albergó entre sus paredes desde mediados de los años 40 hasta el año 1996, cuando fue declarada “Patrimonio de la Humanidad”. La Exposición volverá al Mercado Central y del 2000 al 2003 fue el Mercado de Ruzafa el marco escogido para celebrar este tradicional evento.

Los días 14 y 15 de Marzo, las comisiones retiran sus ninots y los que no hayan conseguido el indulto volverán a ocupar su lugar en su monumento para que el día de San José se conviertan en cenizas. De manera que todos los años hay dos ninots indultats, uno grande y otro infantil. Pero en defensa del trabajo de los artistas falleros cabe decir que se indultan muchos más, ya que las Falleras Mayores y los Presidentes de la Comisión de ese año suelen quedarse con alguna figura antes de 'la Cremà'. Se puede decir que pueden salvarse de la quema hasta cuatro figuras (a veces incluso más) por monumento plantado.

En memoria de Rafael Raga Montesinos (ver sección de 'Concurso de Carteles'), genial artista fallecido en los años 80, se instituyó en el año 1987 el premio RAGA para distinguir al mejor 'Ninot satírico” presentado a la tradicional Exposición del Ninot, fuera cual fuera su Sección.

La Cabalgata de Ninot

En 1935, justo al año siguiente de nacer la 1ª Exposición del Ninot, nace la 1ª Cabalgata del Ninot, como un concurso organizado entre todas las comisiones falleras que conducen su ninot a la Exposición, bajo el patrocinio de la Asociación de Artistas Falleros. Pero fue en 1936 cuando el Comité Central Fallero introdujo éste concurso como un acto oficial de la Semana Fallera. El pasacalle se convirtió en un carnaval de disfraces acompañado por músicos que animaban el traslado de su ninot por las calles más céntricas de Valencia.

Tras la falta de organización de los festejos debido a los años de Guerra Civil (1936-1939), se vuelve a recuperar éste evento de la Cabalgata del Ninot con una carga significativa especial: los valencianos vuelven a celebrar la festividad juntos, al margen de las diferencias ideológicas y políticas que los mantuvieron como enemigos durante la guerra.

En torno al año 1946, la presión de las autoridades en el intento de censurar la Cabalgata como medio de difusión de la carga burlesca del espíritu fallero, hace que ésta se resienta hasta tal punto de reducir al máximo las comparsas participantes en el acto y mermando el ánimo de las comisiones falleras durante casi 10 años. Incluso muchas de ellas hacían su pasacalle por libre, fuera del programa, sin cortejo y sin la rigurosidad requerida en dicho acto.

Finalmente en el año 1954 se da por finalizado el sentido del traslado del ninot preferido de cada comisión a la Exposición, ya que ésta era inaugurada por el Ayuntamiento días antes al día oficial de la Cabalgata.

Contra todo pronóstico, la Cabalgata del Ninot (el nombre sólo será honorífico) se mantendrá hasta la actualidad, con aires carnavalescos, con comparsas y carrozas que con mayor o menor medida satirizan o hacen broma sobre algún tema de actualidad.

Tras desfilar por el centro de la ciudad, un jurado premia a la mejor comisión fallera con diferentes premios: premio a la mejor 'figura', premio a la mejor 'composición final' y premio a la mejor 'comparsa'. Los niños también tienen su propia Cabalgata del Ninot Infantil, que sigue las mismas normas de realización y concurso de premios que la de los mayores.


Fallas Valencia 2020


Vivir Valencia. Tu guia de eventos de valencia